COSTO DEL AMARRE DE AMOR CON RESULTADOS EN:
15 DÍAS: 230 EUROS o 300 DÓLARES
7 DÍAS: 400 EUROS O 550 DÓLARES
24 HORAS: 600 EUROS O 810 DÓLARES

SI DESEA UN AMARRE DE AMOR ESPECÍFICO QUE HAYA VISTO EN ESTA PÁGINA CONSULTAR POR EL PRECIO A: brujoinca@gmail.com

TODO PAGO ES POR ADELANTADO. EL BRUJO INCA ES EL MEJOR BRUJO DEL MUNDO, ES UN BRUJO SERIO, LOS TRABAJOS DEL BRUJO INCA SIEMPRE DAN RESULTADOS. 100% EFECTIVOS.

THE COST OF THE LOVE SPELL WITH RESULTS IN:
15 DAYS: 230 EUROS or 300 DOLLARS
7 DAYS: 400 EUROS OR 550 DOLLARS
24 HOURS: 600 EUROS OR 810 DOLLARS

IF YOU WANT A SPECIFIC LOVE SPELL THAT YOU HAVE SEEN ON THIS PAGE, ASK FOR THE PRICE TO: brujoinca@gmail.com

lunes, 2 de junio de 2014

¿POR QUÉ DIOS PERMITE QUE EL MAL PREDOMINE EN LA TIERRA?



Sabemos que vivimos actualmente en un periodo muy difícil de atravesar para la humanidad. Que el aura de la Tierra está psíquicamente muy contaminada por tanta maldad. Pero también sabemos que alrededor del mundo hay grupos de personas de buena voluntad, que a través de meditaciones y mediante la emisión de pensamientos positivos, intentan contrarrestar las fuerzas del mal que operan en el mundo. La pregunta es:

¿Por qué Dios permite que estas fuerzas oscuras esclavicen a la humanidad?


Hablas de las fuerzas maléficas y sin embargo te lo digo: no hay “fuerzas del mal” en el sentido en el que tú lo entiendes. Lo que hay es simplemente una potencialidad de caída, que a través de esa presión involutiva que produce, va a provocar en la Tierra un fenómeno de evolución.

Siempre quiero corregir la naturaleza y el significado de las palabras que emplean, para que ya no se aferren al sectarismo que hay alrededor de esas palabras, y por lo tanto para que ya no limiten la verdad que les es enseñada. Te lo repito: no hay propiamente esas fuerzas maléficas, esas legiones negras, el diablo y todas esas cosas que ustedes denominan: “las fuerzas del mal”.

Lo que hay es simplemente una dinámica de dualidad, en donde por un lado hay una fuerza involucionaría que jala hacia abajo, para que justamente eso provoque en el ser humano, a través de la interacción de su inteligencia, el hacerlo ir hacia arriba.

Sin estas dos polaridades enfrentándose la una con la otra. Sin este conflicto entre estas dos fuerzas. No habría la fricción necesaria para que justamente haya una evolución, haya un escape hacia el Cielo. Porque si todo estuviera en una vibración estancada, o sea una vibración en donde ya no habría conflictos, es decir, un mundo en donde ya no habría antagonismos, entonces no podría efectuarse una evolución en ese mundo.

Con esto quiero decir que los planetas que están programados para evolucionar a un cierto nivel, forman parte de los mundos antagónicos, precisamente porque es a través de ese conflicto que una dinámica puede desencadenarse para hacerlos elevar en la vibración y en la consciencia.

(En otras palabras, si las fuerzas involucionarías no nos presionaran. Nosotros los humanos no haríamos los esfuerzos necesarios para evolucionar. Y aunque deteste admitirlo, debo confesar que si no fuera por las adversidades que tuve que pasar, no habría hecho los esfuerzos que he hecho. E incluso ahora, a pesar de tener un conocimiento más profundo de la vida y de la creación, lo que me impulsa fuertemente a seguir trabajando para desarrollarme, no es tanto el amor hacia los demás o hacia Dios, sino el profundo deseo de liberarme de esa presión.

Ahora bien, en otra conversación Pastor explicó que no es la única forma para evolucionar, pero que desafortunadamente es la que escogen la mayoría de los humanos. Y tiene razón, ya que desde los tiempos inmemorables en que los Padres espirituales han venido para tratar de guiar a la humanidad: Krishna, Buda, Jesús y todos los demás.

Todos ellos han dicho más o menos lo mismo:

Que seamos buenas personas, que no hagamos daño a los demás, que seamos virtuosos, que nos purifiquemos y elevemos nuestras vibraciones, que aprendamos a desapegarnos de las aflicciones de la vida, etc.

¿Y cuántos los escuchan y aplican lo que aconsejan?

Desafortunadamente sólo una minoría.

Así que se puede decir que hay dos maneras para evolucionar:

la sabia y la torpe

O como dicen de manera más coloquial:

“por las buenas o por las malas”.


  • La sabia o por las buenas, es cuando siguen y aplican las recomendaciones que les dan los Hermanos Mayores. 
  • La torpe o por las malas, es cuando a pesar de las advertencias, hacen un mal uso de su libertad, pero luego tienen que lidiar con las consecuencias karmicas de sus actos. Y después de varios duros castigos, generalmente la persona termina reconociendo que estaba actuando mal y que finalmente los Hermanos Mayores tenían razón, y por lo tanto regresa al camino sabio.)

Y desafortunadamente se requiere proceder así, porque el hombre en general funciona de esa manera. No presta atención que hasta que se encuentra enfrentado a la adversidad. Metafóricamente hablando: hay que “cortarle” los dedos para que se dé cuenta que tiene una mano para maniobrar. Y cuando percibe que le faltan los dedos, entonces se da cuenta de las actividades que no puede cumplir (justamente porque sus dedos le faltan). Y percibiendo el trabajo que no puede cumplir, entonces ahí es cuando (por fin) va a enfocarse en el trabajo que sí puede cumplir.

Y cuando comienza a reflexionar sobre el trabajo que podría lograr si tuviera de nuevo sus dedos, entonces por medio de su inteligencia, poco a poco los vuelve a formar, y así se convierte en el hombre de las manos perfectas, o si prefieres, como ustedes (los esoteristas) lo llaman: la estrella de cinco puntas.


Y es en correspondencia con esta imagen que el hombre tiene cinco dedos, porque justamente con sus manos él es la representación de la estrella de cinco puntas. Porque a través de sus manos, él puede dar órdenes a la naturaleza. A través de sus manos, él puede dar órdenes a los espíritus, él puede fabricar, él puede curar, él puede bendecir.

Las estrellas se encuentran en las manos, y es con las manos que todos los magos obran, y es con las manos que Jesús curó, y es con las manos que todas las proezas pueden ser realizadas. Porque es a través de las manos que precisamente ustedes pueden tener acceso a la estrella del alba, porque la estrella del alba está en las manos. Sólo todo depende sí utilizan la derecha o la izquierda.


Quien dirige la conferencia pregunta: “por la izquierda, ¿se refiere al sendero de la izquierda? ¿El camino de los magos?”

La magia no tiene sendero propio, es el hombre quien le designa su sendero. Con esto quiero decir que todo depende si se utiliza la magia para los deseos relacionados con el yo inferior, o si se utiliza para la realización del plan cósmico y el bienestar de todos. Aquel que trabaja para él mismo, utiliza la mano que es específica de la materia, y así ordena con esa mano. Mientras que aquel que trabaja para Dios, utiliza la mano que es específica del Cielo.

Esto se debe porque hay en el hombre dos polos que ustedes han llamado el positivo y negativo, el yin y el yang. Y al respecto, se los reitero: lo que ustedes han llamado yin y yang, positivo y negativo, es simplemente como negativo: la parte material de la persona. Esta parte material ha sido designada negativa, porque justamente siempre jala al humano encarnado hacia abajo, hacia las cosas materiales, a escuchar a su yo inferior, a hacer los deseos de la personalidad.

Mientras que la otra parte del individuo ha sido llamada positiva, porque es la que busca moverse hacia arriba, elevarse hacia lo divino. Y es de ese conflicto, no lo olviden, que el Ser perfecto debe de emerger.

Pero también, esa mano material puede obrar en colaboración con la mano derecha, para justamente hacer las obras del Cielo. Y es en ese momento en que el humano se convierte en UNO, porque ya no hay más positivo o negativo, yin y yang, sino simplemente la unidad en ustedes. Y las dos manos se juntas y no forman más que una: la estrella de cinco puntas.



Una mujer grande pregunta:

¿Pero es realmente necesario que tanto mal se haga?

Por favor, reformula tu pregunta.

Si insisto tanto en que corrijan su manera de pensar, es porque no puede haber un cambio de consciencia, si no adquieren antes una visión más universal. Con esto quiero decir que no puede haber una conciencia más cósmica integrada en ustedes, si continúan utilizando los viejos conceptos y las viejas ideas del pasado.

Es por eso que trato de producir en las reuniones por donde paso, una especie de limpieza del cerebro, es decir, que les doy a las palabras, una noción más nueva, más cósmica, despojada de la cultura dogmatica que les viene desde hace siglos y siglos, que les viene desde la época del oscurantismo, o sea de la ignorancia.
Primero quito todo eso, para que antes que comience a hablar, antes que comience a explicarles, ustedes puedan comprender lo que ustedes mismos dijeron.

Cuando utilizas la palabra “mal”.  ¿A qué piensas?

Piensas a las guerras, piensas a la violencia, piensas a todas las cosas negativas que ocurren en la Tierra. Pero debes de comprender que TODAS esas desgracias, los hombres mismos las generan. Y al regresárseles, sirven de motor para su evolución. Y con esto no quiero decir que la Jerarquía que guía el desarrollo de la humanidad ve con buenos ojos todos esos horrores, porque hacen evolucionar a los hombres y por lo tanto los tolera.

NO

Lo que quiero decir es que el hombre optó por ese camino de evolución. Y evidentemente no es el camino más agradable, evidentemente no es la manera más luminosa para evolucionar, pero es la manera que la mayoría de los humanos eligieron y por lo tanto hay que lidiar con ello.

Así que los humanos deberán aprender el camino hacia la fraternidad (por la manera pesada) a partir de todos los conflictos que generan. Y cuando hayan terminado de pelearse, cuando hayan terminado de arruinarse, cuando hayan terminado de hacerse daño, entonces juntos, en una depresión global, en una depresión planetaria, se dirigirán verdaderamente hacia la solidaridad.

Por lo tanto, tienen que aprender a ver las consecuencias que resultan de un evento, más que el evento mismo. Ustedes ven todo con los ojos de un corazón emotivo y una inteligencia intelectual. Pero si pudieran observan a un nivel más profundo, a un nivel más sutil, entonces constatarían la enseñanza que esas experiencias traen a los humanos, y también verían la depuración que eso produce en el aura de la Tierra, evitando así que se generen peores catástrofes. Y no estarían sólo lamentándose por la guerra que ocurre allá, o el crimen que tuvo lugar allí. No.

(La razón la explico en ¿Por qué Dios permite las guerras?)

Ahora bien, me preguntas:

¿Es que es necesario que tanto mal se haga en el planeta?

La respuesta es NO. No es necesario. Pero como toda creación se le regresa a su creador, es inevitable. Y es que debes de comprender que si bien no existe el “mal cósmico”, en cambio SÍ existe el mal creado por los hombres.

Pero como todo karma conlleva una enseñanza, cuando ese mal se les regresa a los humanos, genera en ellos una vibración que va a concientizarlos de sus actos y de los aspectos todavía oscuros que tienen, y por consiguiente va ayudarlos a evolucionar.

Así por ejemplo, cuando hay una guerra, hay gente que es afectada por esa guerra, pero no son todas las personas del planeta. Es sólo un grupo de individuos quienes están concernidos con ese acontecimiento, con ese karma. Y a través de esa experiencia encuentran una especie de purificación. Entonces,

¿Por qué impediríamos a esos seres, venidos voluntariamente a pasar por ese evento (aunque ya no se acuerden que lo aceptaron) para que precisamente, pasando por esa prueba, puedan pagar su karma y retomar el camino de la evolución?

¿Qué sabes tú, si en otras vidas ellos no cometieron las mismas o incluso peores atrocidades, y es justamente su manera de redimirse de esos actos horrendos, convirtiéndose esta vez en las víctimas?

(Acuérdense, lo que dijo Jesús: “Aquel que mata con la espada, perecerá por la espada” [Mateo 26:52]. Sólo que karma no se aplica necesariamente en la misma reencarnación. La razón la explico en: el karma en la vida humana)

No deben por lo tanto de ver las cosas de la manera tan terrenal como lo hacen, sino que al contrario deben de ver las cosas con el desprendimiento que se enseña, precisamente en los libros sagrados: en donde se dice que el sabio no llora ni ante un acto de felicidad, ni ante un acto de tristeza, ni ante un acto de horror, porque él comprende el significado del acto. Y por lo tanto no ve la manifestación del acto, sino que percibe la esencia que hay detrás del acto.

Sin embargo, es cierto que en la Tierra también hay aberraciones, ya que no todo es castigo karmico y muchos actos malos son cometidos por la maldad de los hombres. Y en realidad es en ese sentido que me quisiste hacer la pregunta:

¿Por qué se deja a los humanos que hagan maldades y que por lo tanto vayan más allá de lo que la ley divina lo permite?

En realidad, esa era tu pregunta. Y es que tienen que aprender también a plantear correctamente las preguntas que se hacen, para que así atraigan mejor la respuesta. Y en este caso, la respuesta la encuentras en la propia pregunta: porque justamente los humanos disponen del libre albedrio, y ese libre albedrio les permite actuar mal y por consiguiente ese libre albedrio les permite ir más allá de lo que permite la ley divina. Pero les permite cruzar por un corto período de tiempo (una vida o dos) y no por un largo periodo, no por una eternidad por así decirlo de violación de la ley.

Esto se les es permitido, se les es tolerado, un poco como al adolescente que se le permite escaparse de la escuela para andar de vago. Para que después de sufrir las consecuencias de esa actitud, comprenda que finalmente la escuela es una gran opción, porque justamente hay en ella los medios para aprender, los medios para llegar a ser alguien grande en la vida. Y habiendo comprendido eso, el adolescente regresa a la escuela con una motivación y una determinación que no tenía al principio, para aprender a ser un adulto responsable y alguien útil en la sociedad.

De la misma manera el libre albedrio es esa extralimitación que se les es permitido a los seres humanos, para que a partir de ese descontrol, aprendan el verdadero sentido de las leyes divinas, el verdadero sentido de su vida también, y sobre todo el ejercicio correcto de su libertad. Porque no hay que olvidar y no hay que jamás perder de vista que en la Tierra ustedes están aprendiendo sobre todo el ejercicio de la libertad. Pero desafortunadamente, el ejercicio de la libertad no se aprende usualmente, sin que haya destrozos.

Sobre esto me explico: ustedes (desde un punto de vista cósmico) todavía son unos adolescentes inmaduros. Pero están destinados a dirigir una parte de la creación. Y entonces, cuando terminen de crecer, recibirán un enorme poder: el poder creador de Dios.

(Esto lo menciono en: el poder de Dios en el ser humano)


Este gran poder, ustedes deben de aprender a ejercerlo con sabiduría, y es por eso que Dios les ha otorgado la libertad, porque no se puede verdaderamente alcanzar la sabiduría que por el aprendizaje del uso correcto de la libertad.

Y cuando hayan aprendido a ejercer esa libertad sabiamente, es decir: con siempre un conocimiento de causa y siempre en armonía con la creación. En ese momento, el poder divino les es brindado y pueden reinar sobre la creación como ha sido escrito en la Biblia. (Y es cuando el humano se vuelve un gran Iniciado, como lo son los Maestros).

Pero antes de llegar a esa etapa, tienen justamente que adquirir la sabiduría para comprender qué es lo que pueden hacer y qué es lo que no deben de hacer.

Y es ahí, en donde lamentablemente los problemas se producen. Es ahí en donde ocurren las guerras, es ahí en donde ocurren las violaciones, es ahí en donde ocurren los crímenes, es ahí en donde ocurren todas esas aberraciones. En donde las madres golpean a sus hijos, cuando a un niño nunca se le debe de pegar. En donde los maridos golpean a sus esposas, cuando les habían dicho un “te amo” para toda la vida...

Es en ese punto que todo se vuelve fricción, porque justamente en el aprendizaje de la libertad también hay fricción, ya que la libertad también es una fuerza. Y de hecho es la principal fuerza de vuestra espiritualidad y de vuestra evolución, porque precisamente ustedes vinieron a la Tierra para aprender a ejercer vuestra libertad, pero sabiéndola vivir en harmonía con las leyes cósmicas.

(Esto lo explico en ¿Es el hombre libre? ¿Qué es la libertad?)


La libertad (y les estoy hablando aquí de la verdadera libertad: de la libertad Cósmica) les es ofrecida a ustedes, porque justamente ustedes han sido creados a imagen de aquel que es pura libertad, de aquel que inventa a todo momento, de aquel que crea y renueva a todo instante. Y dado que están hechos a SU imagen, deben por lo tanto también integrar esa libertad cósmica en ustedes.

Pero dado también que se encuentran todavía en proceso de despertar en la escala de la evolución. Esa libertad se manifiesta actualmente con relación a vuestra personalidad, a esa parte de ustedes que se encarna. Y allí es donde surgen principalmente los problemas, porque la personalidad inferior siempre es jalada hacia abajo, hacia lo material, hacia los deseos egoístas, hacia las bajas pasiones. Y esta libertad cuando se ejerce a nivel de los deseos y de las pasiones, es ahí en donde crea los problemas y las dificultades.

Es por ello que les fue enseñado en una cierta época (incorrectamente por cierto ya que no se trata de prohibir, sino de sublimar) que debían de extinguir los deseos e inhibir las pasiones, para que esa libertad (que ya no habría sido una entonces) no dañara a otros. Pero no puede funcionar así, porque entonces se vuelven esclavos, y el pueblo del Cielo no quiere de un pueblo de la Tierra esclavo. No. Los habitantes del Cielo quieren caminar con los habitantes de la Tierra lado a lado, como hermanos.

Y es por eso que tienen que aprender (como nosotros lo aprendimos) ha ejercer la libertad plenamente, conscientemente y en todo momento. Pero sobre todo y ante todo, con relación armoniosa con las leyes cósmicas.

Un ser divino es ser libre, pero para lograr esa libertad, usualmente tuvo que experimentar todas las aberraciones que podían dar el abuso de esa libertad, para que justamente no las cometa más.

(Es un poco como si se le permitiera a un piloto cometer todos los errores imaginables en una cabina de entrenamiento, para que justamente aprenda a ya no cometerlos el día que pilotee un verdadero avión. Igual aquí, al hombre se le permite que transgreda la ley divina, para que aprenda a ya no transgredirla cuando haya recibido ese poder.)

Entonces, no te angusties por el mal que hay en la Tierra. Al límite, incluso diría que se trata de un problema que les concierne esencialmente a los Maestros, ya que son ellos quienes están a cargo de guiar a la humanidad en su evolución y por lo tanto mueven de manera oculta los hilos de la sociedad para tratar de orientar a la humanidad.

¿No crees que desde el tiempo que ejercen sus influencias, los Maestros no habrían ya podido cambiar el mundo?

Y ya lo habrían logrado, si no hubiera habido justamente una condición para el ejercicio de ese poder. Y la condición es que por el libre albedrío que se les ha otorgado, ustedes pueden decirle “no” al Maestro y ustedes pueden decirle “no” a la ley.

Y en esos casos, el Maestro se arma de paciencia, de mucha paciencia, de enorme paciencia. Y espera y espera...  Está ahí en la puerta del Cielo, escuchándolos decir una y otra vez: “no, no, no, no, no”. Hasta que después de muchas desventuras y muchos atropellos, los hombres terminan por cansarse de decir no y comprenden que finalmente la ley divina es armonía, es dicha, es bienestar, y terminan por lo tanto diciendo “Sí”.

Mientras que ustedes se mantienen a la negativa, de cierta forma están a iguales con los Maestros, ya que si por un lado, la ley cósmica les permite a ellos ser Seres divinos e iluminados, por el otro lado, la misma ley cósmica les autoriza a ustedes de rechazar sus propuestas. Pero dado que la evolución no puede llevarse a cabo que en armonía con el principio del amor, con el principio de la eternidad, con el principio de fraternidad, un día u otro, terminan por aceptar y entonces se alían con aquel que rechazaban al principio.


Así que te lo reitero, tu mente tiene que deshacerse de esa idea del mal que tienes en la cabeza, ya que cuando piensas de esa manera, le das más fuerzas al mal. Esto es debido porque:
  • Si piensas que el mal reina en la Tierra, entonces el mal se refuerza aun más en la Tierra.
  • Pero si en cambio, piensas que el bien es el que finalmente va a reinar en la Tierra, entonces el bien terminará por imponerse en el planeta.
Por lo tanto, no tengas miedo de creer en algo que parece ser una utopía. No tengas miedo de creer en algo que parece hoy en día ser una ilusión, porque al prender tu televisor habrás escuchado en las noticias que de nuevo una bomba explotó en alguna parte. No tengas miedo de decir:

¡NO LO ACEPTO YA QUE EL BIEN EXISTE EN LA TIERRA!

Porque justamente ese es tu trabajo: el de hacer surgir cada vez más la Luz divina en la Tierra, para que la oscuridad desaparezca y así termine el bien por prevalecer en el planeta.

Puesto que te encuentras en el camino hacia la Verdad, puesto que estás más despierto que los demás, puesto que quieres colaborar con Dios y salvar a los humanos, puesto que quieres ayudar a manifestar el plan divino en la Tierra. Entonces sé el depositario del bien y no les sigas el juego a aquellos que no comprendieron y que creen todavía en el mal.

¡TÚ SÓLO CREE EN EL BIEN!

Aquellos que creen en el mal son aquellos que practican el mal, porque el mal está en su corazón, porque el mal está en su pensamiento. Te lo repito: el “mal cósmico” no existe, lo que existe son hombres que practican el mal. Entonces ellos son el mal, ellos son lo negativo y el mal existe porque ellos lo generan. Pero tú,

¿Estás de nuestro lado o no?

Si estás de nuestro lado, si estás por el mundo del bien, entonces para ti sólo puede existir el bien. Porque veras, entre el bien y el mal, la única diferencia es que aquel que hace el mal, no se da cuenta que se encuentra en la oscuridad y en la ignorancia, mientras que aquel que hace el bien, se encuentra en la luz y en el conocimiento.

La única diferencia que hay entre estos dos seres que practican esas dos vías (el bien y el mal) es que el primero está iluminado y el segundo es un ignorante. Y cuando justamente esos dos seres se encuentran. Quien está iluminado debe de tener el suficiente discernimiento, fe y amor para hacerle comprender a quien no lo está, que la luz también yace en él, para justamente despertarla en él. Es un procedimiento muy simple, es una cuestión de corazón.

Veras, cuando nosotros observamos la Tierra, no contabilizamos el número de personas que fueron víctimas de algún crimen, no contabilizamos el número de personas que murieron en tal guerra, no contabilizamos el número de niños que han sido martirizados por sus padres o el número de mujeres que han sido golpeadas por su pareja.

No

Sabemos que esas cosas suceden. Pero nosotros nos concentramos en saber cuántos IGNORANTES habrá de nuevo que salvar y con cuánto humanos luminosos podemos contar, para justamente a través de ellos, tratar de salvar a esos ignorantes.

Sé que te es difícil de creer que aquel que hace daño es un ser ignorante pero te lo aseguro. E incluso, a pesar de sus grandes poderes y conocimientos, hasta el mago negro es en realidad un ser ignorante, porque está sometido y jaloneado por su yo inferior, y por lo tanto está hundido en las tinieblas.

Sé que para ti es difícil de creer que incluso un mago negro sea un ser ignorante al quien hay que tratar de salvar, porque te imaginas al mago negro como un ser muy inteligente que mantiene grandes relaciones con las fuerzas cósmicas.


Pero yo te lo afirmo: el mago negro no tiene ninguna relación con las fuerzas cósmicas, porque aquel que tiene relaciones con las fuerzas cósmicas sólo puede ser alguien que se encuentra en armonía con el Cosmos, y aquel que está en armonía con el Cosmos sólo puede ser un ser de luz. Mientras que aquel que practica la magia negra es un individuo que está en armonía con las fuerzas bajas de la materia, con las fuerzas bajas del astral, con las fuerzas bajas de la naturaleza. Y estas fuerzas son generadas por la ignorancia, por lo tanto son oscuridad.

Sólo la oscuridad puede dejarse ser manipulada por un ser oscuro, al igual que la luz sólo puede ser utilizada por un ser luminoso. Y si un mago negro invocara las fuerzas cósmicas luminosas, sería de inmediato reducido en cenizas porque no soportaría su intensidad.

Es por eso que el mago negro no utiliza las fuerzas cósmicas, sino que emplea las fuerzas bajas de la naturaleza que ha logrado manipular (porque encontró las claves para hacerlo). Esas fuerzas oscuras existen en la actualidad porque justamente los hombres, por su inmadurez e ignorancia generan esas energías con sus bajas vibraciones. Y para el mago negro esas bajas energías no representan un peligro, ya que se encuentra en armonía con ellas.

Y esas fuerzas también tienen poder, lo que le permite al mago negro maniobrar en el mundo. Pero tan pronto como aparece un ser de luz, él se da cuenta (y numerosos ejemplos han sido dados) que la magia negra no puede hacer nada contra la luz, porque justamente la luz lo sublima todo, y al igual que cuando prendes el foco de una habitación: la oscuridad desaparece.

Así que ya vez, a pesar de sus grandes conocimientos y poderes, el mago negro es otro ignorante a quien habrá también que tratar de salvar. Y cuando esté listo, será suficiente de un pequeño niño luminoso para hacerle entender eso. No se necesitará ni de un Maestro, ni de un Jesús, ni de un Buda. Bastará con un niño lleno de amor que vendrá un día a sostenerle su mano (cuando se encuentre caído en lo más bajo) para que comprenda y se despierte a la luz.

(Algunos seguramente se preguntarán de qué sirve entonces ser bueno, si de todas maneras hasta la mayoría de los magos negros al final se salvarán. Pues bien, tal vez se salvarán pero tendrán que responder por el karma pesadísimo que generaron. Y es así que los humanos que fueron buenos, entrarán en el siguiente ciclo cósmico en reinos superiores, donde vivirán una existencia de gloria y dicha inimaginables.

Mientras que los humanos más retardatarios (con un gran karma) van a tener que volver a involucionar para ayudar en la formación de los cuerpos sutiles de una nueva humanidad, retrasando con ello, por todo un ciclo cósmico, su liberación de la materia.)

Por eso te digo, si quieres colaborar con Dios, si quieres ser una persona activa para el establecimiento del bien en el mundo. No te lamentes del mal que impera actualmente en la Tierra, sino trabaja para que el bien venga, porque así te convertirás en un canal de luz por el cual nosotros podremos enviar la energía divina. Y mientras más difusores haya en la Tierra, más intensa y grande podremos enviar la vibración.

Y si tenemos así cientos y cientos de personas a través de las cuales podemos enviar la Luz divina, entonces se podrá sublimar y reducir las tinieblas que hay en la Tierra. Y aunque les parezca increíble podremos detener hasta las guerras, porque podremos cambiar de parecer a esas personas llenas de odio, ya que al contacto con sus corazones llenos de amor y de luz, habrá sublimación de su odio.

Entonces te lo pido como discípulo que se encuentra en la Tierra: trabaja para el establecimiento del nuevo mundo y no te lamentes de este viejo mundo que fallece. La agonía de todas maneras es algo difícil de contemplar, pero no te apiades por algo vil que está muriendo, sino al contrario, concéntrate en ayudar a hacer surgir lo nuevo que está naciendo. Y no te preocupes en saber cuándo va a venir ese nuevo mundo. El secreto de los ciclos, así como el secreto del plan nos pertenece. No se puede hacer público porque su conocimiento implica poder. Así que no te angusties por ello. Deja esos asuntos a nosotros. En cambio tú:

Sé simplemente luz y amor en la Tierra

(Maestro Pastor, 19-10-84)


Esta última frase ha estado resonando en mi interior y cuando me preguntan: ¿a qué te dedicas? A voz alta doy mi profesión, pero a voz baja me digo:

“Trato de ser todos los días una fuente de luz para los demás”

Y aunque no soy (todavía) un sol radiante como lo son los Maestros o los Ángeles, tengo la ventaja de encontrarme en plena sociedad. Así que con mi pequeña linterna trato de iluminar a otros.


Y algunos se dirán: ¿De qué sirve hacer eso con una luz tan pequeña?

Bueno, les responderé que incluso una pequeña flama puede encender otras flamas.


Y si somos muchos, entonces el mal se reducirá en el planeta.


¿Por lo tanto, no creen que vale la pena trabajar por ello?

Porque colaborando con esto, se resuelve todo lo demás. Las guerras se reducirán, las catástrofes se reducirán, las enfermedades se reducirán. Todo aquello que tanto hace sufrir a los humanos se reducirá. Entonces, por el bienestar de sus hijos y de nosotros mismos cuando regresemos a la Tierra en nuestra próxima reencarnación. Los invito a ser portadores de la luz. Y no necesitan hacer grandes esfuerzos, con simplemente dedicar unos minutos al día o a la semana es suficiente (ver Meditación para colaborar con la Logia Blanca)

Y si la vida los acapara tanto que no pueden dedicar esos minutos, pues aun así pueden ayudar (ver ¿Cómo ser divino durante el trabajo?)

Como pueden ver, no hay pretexto para erradicar el mal de la Tierra, simplemente es que pongan de su voluntad y sean perseverantes.



OBSERVACIONES

Quedé impresionado como los ángeles (obviamente a su manera y con sus propias palabras) dicen lo mismo que lo que dijo Pastor. Lo que me hace considerar que se trata de una misma verdad, explicada por dos canales diferentes. Y ustedes mismos pueden constatarlo. (ver: el mal explicado por los ángeles)

Algunos se preguntarán por qué la gente que es buena y busca desarrollarse espiritualmente, también tienen que sufrir por el mal generado por los demás. Esto se los explicaré en un futuro capítulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.