COSTO DEL AMARRE DE AMOR CON RESULTADOS EN:
15 DÍAS: 230 EUROS o 300 DÓLARES
7 DÍAS: 400 EUROS O 550 DÓLARES
24 HORAS: 600 EUROS O 810 DÓLARES

SI DESEA UN AMARRE DE AMOR ESPECÍFICO QUE HAYA VISTO EN ESTA PÁGINA CONSULTAR POR EL PRECIO A: brujoinca@gmail.com

TODO PAGO ES POR ADELANTADO. EL BRUJO INCA ES EL MEJOR BRUJO DEL MUNDO, ES UN BRUJO SERIO, LOS TRABAJOS DEL BRUJO INCA SIEMPRE DAN RESULTADOS. 100% EFECTIVOS.

THE COST OF THE LOVE SPELL WITH RESULTS IN:
15 DAYS: 230 EUROS or 300 DOLLARS
7 DAYS: 400 EUROS OR 550 DOLLARS
24 HOURS: 600 EUROS OR 810 DOLLARS

IF YOU WANT A SPECIFIC LOVE SPELL THAT YOU HAVE SEEN ON THIS PAGE, ASK FOR THE PRICE TO: brujoinca@gmail.com

domingo, 8 de diciembre de 2013


Amarre de Amor Orishas
brujoinca@gmail.com
www.brujoinca.com


SHANGÓ
El más "popular" de los Orishas, Shangó gobierna los relámpagos, los truenos, el fuego, los tambores y la danza. Es un orisha guerrero de inteligencia o ingenio agudo, temperamento irascible y la personificación de la virilidad.

Es la deidad del fuego, del rayo, del trueno, de la guerra, de los tambores batá, del baile, la música y la belleza viril. Es el patrono de los guerreros y las tempestades. Simboliza la energía, la creatividad, los juegos, las especulaciones, el orgullo, la vanidad, la realeza, la diversión, los deportes, los espectáculos, la masculinidad, la elevación, la gloria, la fama y el poder.

Shangó tomó la forma del cuarto Alafín (Rey Supremo) de Oyó en la tierra durante un tiempo. Esta casado con Obba, pero mantiene relaciones amorosas con Oyá y Oshún. Shangó es un orisha extremadamente fogoso y de voluntad fuerte, que ama todos los placeres del mundo: el baile, los tambores, las mujeres, los cantos y la comida. Negoció el Tablero de Ifá con Orunmila a cambio de la facultad del baile, sus hijos tienen una habilidad innata para la adivinación.

Es ocanani con Elegguá, lo cual significa que son de un mismo corazón. Cuando se contempla la rapidez con la cual el rayo cae en un árbol, o con la que el fuego brama a través de un área, uno ha presenciado el temperamento de Shangó en acción.

En reconocimiento de la grandeza de este rey, todos en la religión se yerguen en la punta del pie (o se levantan del asiento si están sentados), a la mera mención de su nombre.

Sus hijos se caracterizan por ser creativos, magnánimos, generosos, alegres, divertidos, entusiastas, buenos organizadores, abiertos, con un excelente sentido del humor, afectuosos, buenos amantes, sociables, brillantes, optimistas, exitosos y líderes. También son orgullosos, personas inmaduras, prepotentes, jactanciosas, egoístas, ególatras. Son envidiosos, vanidosos, frívolos, tiranos, tienen gran necesidad de ser el centro y de brillar. Les gusta poseer gloria y poder, dogmáticos, intolerantes y muy vagos.

Shangó protege de las quemaduras y el suicidio por fuego.

Sus números son el seis y cuatro. Sus colores son el rojo y el blanco.

A menudo se le representa por un hacha doble.






Elegguá
Elegguá es el dueño de los caminos, tiene las llaves del destino, abre y cierra las puertas a la desgracia o a la Felicidad. Es el azar y la muerte. Elegguá se erige en la encrucijada de los humanos y lo divino, pues él es el infantil mensajero entre los dos mundos. En este papel, no es sorprendente que tenga una relación muy estrecha con el orisha de la adivinación, Orunmila. Nada puede hacerse en ninguno de los dos mundos sin su permiso.

Olofin le dio la potestad de ser saludado y comer antes que el resto de los Orishas. Tiene 21 caminos y es el amigo y protector de Oshún. Simboliza la iniciativa en los negocios, el comercio, el trabajo, los viajes…

Sus hijos son personas muy inteligentes, sociables, se adaptan fácilmente a todas las circunstancias de la vida, elocuentes, amantes de los viajes y las aventuras. También son extrovertidos, alegres, intranquilos, muy curiosos, saben hablar y convencen a los demás con mucha facilidad. La gentileza los caracteriza, les gusta decir mentiras, extremadamente indiscretos, estafadores, cambiantes constantemente, nerviosos y son muy superficiales.

Protege contra los accidentes, riñas, muertes por hemorragias de difícil contención, también las traiciones y las enfermedades de la sangre. Es protector de las penas y miserias.

Se le ofrenda aguardiente de caña, tabaco, maíz tostado, coco, pescado ahumado, bollitos, jutía y pescado ahumado, manteca de corojo y de cacao y dulces de todos los tipos. Una ofrenda muy especial es colocarle una cabeza de jutía o sacrificarle un ratón.

Es reconocido por los números 3 y 21. Sus colores son rojo y negro o blanco y negro, representación de la vida y la muerte, el comienzo y el fin, la guerra y la tranquilidad.







Oggún
Oggún es el dios del hierro, la guerra y las reyertas.. El es el dueño de toda la tecnología, y como esta tecnología forma parte de su naturaleza, es casi siempre utilizada primero en guerras. Así como Elegguá abre los caminos, es Oggún el que limpia los caminos con su machete.

Sus hijos se caracterizan por ser personas emprendedoras, activas, con mucha vitalidad, con deseos siempre de combate, muy apasionados, independientes, audaces, originales y aventureros. Gustan mucho del desafío, impacientes, impulsivos, dominantes, irritables, violentos, intolerantes, inconstantes, irreflexivos, bruscos y extremadamente agresivos. No conocen nunca el miedo.

A Oggún se le reconoce en el número 7, y sus colores son verdes y negros.

Las comidas que le pertenecen son el ñame asado, nueces y judías blancas, aguardiente.

Protege contra la calentura, todo tipo de operaciones y los daños producidos por metales ferrosos y accidentes sangrientos.





Ochosi
Patrón de los que tienen problemas con la justicia, es mago, adivino, guerrero, cazador y pescador. Simboliza la amistad, la sed espiritual, las fraternidades, el amor general, el esfuerzo de muchas personas, las revoluciones, las organizaciones colectivas, el humanismo, el altruismo, la unión de los hombres, el desarrollo tecnológico y el progreso. También la cooperación, la ayuda mutua entre los pueblos, la solidaridad, lo novedoso, los inventos, lo inconvencional, la libertad y las sociedades.

Sus hijos se caracterizan por ser muy amistosos, humanitarios, respetuosos con el esfuerzo de los demás, intelectuales, de mucho ingenio, tolerantes, individualistas, siempre se encuentran de parte del progreso, creativos e independientes. También son rebeldes, desprecian las normas tradicionales, su tacto es muy fino, desordenado, terco e inconstante. Resaltan por su tolerancia, lealtad, mente científica y la imprevisión

Ochosi es el tercer miembro del grupo de orishas conocido como Guerreros, y es recibido junto con Elegguá, Oggún y Ozun para proteger al iniciado, y así abrir y limpiar sus caminos.

Sus colores son azul y ambar.








Obbatalá
Es la deidad pura por excelencia, dueño de todo lo blanco, de la cabeza, de los pensamientos y de los sueños. Es misericordioso y amante de la paz y la armonía. Dirige las buenas conductas y es capaz de aplacar a los Orichas cuando están furiosos

Obbatalá es el padre bondadoso de todos los orishas y de la humanidad. Es el único orisha que tiene caminos masculinos y femeninos. Es también el dueño de todas las cabezas y las mentes.

Aunque fue Olorun el que creo el universo, Obbatalá fue el creador del mundo y de la humanidad. Obbatalá es la fuente de todo lo que es puro, sabio, apacible y compasivo. No obstante, el tiene un aspecto guerrero a través del cual impone justicia en este mundo.

Tiene 24 caminos. Simboliza la justicia, el equilibrio, el principio, los acuerdos, las relaciones, la belleza, la cultura artística, el refinamiento, el otoño, la diplomacia y los contratos…

Sus hijos se caracterizan por ser hábiles en las relaciones interpersonales, cooperativas, sociables, delicadas, refinadas, con gran sensibilidad hacia el arte, preocupadas por todos. La relación de pareja le resulta extremadamente importante y siempre busca llegar a la estabilidad de la misma. Son muy amables, mediadores, pacificadores, coquetos, perezosos, indolentes, temen comprometerse en situaciones complicadas donde tengan que tomar partido. También son apáticos, miedosos y siempre se encuentran ávidos de ser admirados por los demás.

Las aflicciones que protege son la ceguera, parálisis y la demencia.

Su color es blanco, al cual a veces se le da realce con rojo, morado u otros colores para diferenciar sus diferentes caminos.




Oyá
Oyá es la soberana de los vientos, el remolino y las puertas del cementerio, el cual le da el título de Yansa o "Madre del Nueve", en el cual ella gobierna a Eggún o los muertos. Es una guerrera feroz que cabalga a la guerra con SHANGÓ (comparte los relámpagos y el fuego con SHANGÓ) y fue en una ocasión la esposa de Oggún.

Su número es el 9. Sus colores son marrones o castaños, diseños floridos y nueve colores diferentes.






Oshún
Oshún es la dueña de la belleza, del amor, la feminidad y del río. Es la coquetería, la gracia y la sexualidad de la mujer.

Es capaz de resolver o provocar riñas entre los hombres y los Orishas. Simboliza la maternidad, los partos y embarazos en los cuales participa es acompañada de Yemayá. También es la patria, la casa, la cocina, las masas, las mujeres, los ríos, el sentimiento y la imaginación.

Sus hijos se caracterizan por ser maternales, hospitalarios, caritativos, compasivos, receptivos, ahorrativos, poseen una memoria excelente, muy sensibles, románticos, excelentes anfitriones, generosos y solícitos. También son protectores, patrióticos, introvertidos, pero no mucho. Muy emotivos, susceptibles, hipersensibles a las críticas, variables, caprichosos, rencorosos, tímidos, fantasiosos, imaginativos, resentidos, lunáticos, perezosos, débiles, tacaños, celosos, gustan de las exquisitas comidas y sienten con frecuencia el sentimiento de inferioridad.

Oshún reina las aguas dulces del mundo, los arroyos, manantiales y ríos, personificando el amor y la fertilidad. Acudimos a ella en busca de ayuda en asuntos monetarios. Es la mas joven de los orishas femeninos, pero retiene el titulo de Iyalorde o Gran Reina. Oshún cura con sus dulces aguas y con la miel.

Una vez salvo al mundo seduciendo a Oggún para que saliese de los bosques, utilizando todas sus artes femeninas para ello. Y, en otro de sus caminos (Ibu Kole), salvo al mundo de la sequía volando hasta el cielo ( como buitre ). Ikole significa "Mensajera de la Casa" (de Oloddumare). Por esta razón, todos los que son iniciados como sacerdotes, sin importar cual sea el orisha que rija su cabeza, deben ir al río y darle cuenta a Oshún de lo que van a hacer. Los pavos reales y los buitres son suyos, y frecuentemente los utilizamos para representarla.

Su número es el cinco. Sus colores son amarillo, los coralinos, oro.





Yemayá
Es la madre de la vida. Se considera la madre de todos los Orishas. Es la dueña de las aguas y representa al mar, fuente de la vida ( domina la maternidad en nuestras vidas y es la Madre de Todos).

Fue mujer de Babalu Ayé, de Algayú, de Orula y de Oggún. Amante de la caza y de manejar el machete. Es indomable y astuta. Simboliza la perfección, la laboriosidad, las ocupaciones secundarias, el mar y sus misterios, las profundidades del océano, el servicio, la salud, la eficiencia y los animales domésticos.

Yemayá vive y reina en los mares y los lagos. Su nombre, una versión corta de Yeyé Omó Eja significa "La Madre cuyos Hijos son los Peces", nombre que refleja el hecho de que sus hijos son innumerables.

Toda vida comenzó en el mar, el liquido amniótico dentro del vientre de la madre es una representación del mar, donde el embrión se debe transformar y evolucionar en forma de pez antes de convertirse en un bebe humano. De esta forma Yemayá se revela a si misma como la verdadera madre de todos.

Ella, y la raíz de todos los caminos o manifestaciones, Olokun, es la fuente de todas las riquezas, las cuales Yemayá liberalmente entrega a su pequeña hermana Oshún.

Se viste con siete faldas o sayas azules y blancas y, como los mares y lagos profundos, ella es profunda y desconocida. En uno de sus caminos es la reina de las brujas, llevando dentro de ella secretos profundos y oscuros.

Las aflicciones de las que protege son las relativas al vientre de las personas en la que el daño o muerte se produce a través del agua dulce o salada, lluvia o humedad.

Su número es el siete, y colores azul, blanco.






Orunmila
Orunmila es el orisha de la sabiduría y la adivinación. Fue el único orisha al que se le permitió ser testigo de la creación del universo por Olorun, y se comporta también como testigo de nuestros destinos en desarrollo.

Este es el origen de su titulo de Elerí Ipín, o "Testigo del Destino en su Creación". Sus sacerdotes, los babalawos o "Padres de los Secretos", deben dedicarse enteramente a la práctica de la adivinación y las artes relacionadas. A través del Tablero de Ifá, sus sacerdotes desvelan los secretos del universo y los secretos del despliegue de nuestras vidas.

Sus colores son el verde y el amarillo, los cuales reflejan la relación de Orunmila con Ozaín (los secretos del mundo de las plantas) y con Oshún, la cual es su apetebbí, con la cual el sostiene una relación extremadamente cercana.

Orunmila es sabiduría y Oshún es conocimiento, pues la sabiduría sin el conocimiento es ineficaz, y aquel que tenga conocimiento sin sabiduría es un peligro para si mismo y para otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.